Tres empresas menorquinas de larga trayectoria muestran en el Foro Banca March su lucha para innovar y sobrevivir

El evento muestra la capacidad empresarial para proyectos industriales de tres sectores muy distintos


La novena edición del Foro Banca March de Empresa Familiar permitió reunir ayer en Es Mercadal a tres empresas menorquinas de larga trayectoria, con un peso importante en la economía local y que comparten un denominador común: la lucha constante de una familia por llevar adelante un negocio, transmitirlo a nuevas generaciones y ser capaces de trabajar localmente con éxito en una economía global. Mobles Allés de Ferreries, Bernat Petrus de Maó y Avarca Castell de Ciutadella fueron ayer las protagonistas de un foro que volvió a llenar de pequeños y medianos empresarios la sala del Centro de Convenciones de Es Mercadal, que se llenó de público. El editor d’«Es Diari», Josep Pons Fraga, presentó el acto, destacando aspectos de cada uno de los tres ponentes y sus empresas.

 

Crisis y crecimiento


Tres empresas veteranas con nuevas generaciones en la dirección. Esta es una de las características de los ponentes de ayer. Explicaron cómo han sorteado las crisis y los momentos de dificultades y cómo han propiciado los momentos de crecimiento y expansión. Joan Allés recordó a los tres hermanos de la segunda generación, Tomeu, José María y Nando, como los que cimentaron el futuro centenario de Mobles Allés. Pedro Castell explicó los inicios de la empresa como el fruto del cierre de otra de calzado en la que trabajaban todos los miembros de la familia, y cómo se ha pasado de un taller en una finca rural a ser uno de los principales fabricantes menorquines de abarcas con ambiciosos planes de futuro. Rafel Petrus expuso con una gran sinceridad los momentos críticos en los que la empresa podría haber desaparecido y cómo se superaron.

 

Las tres intervenciones mostraron ayer a los asistentes la fortaleza que aún conserva el sector industrial de la Isla.

 

Reconocieron dificultades propias de la doble insularidad, pero que no son insalvables. También la importancia del asesoramiento externo en momentos clave. Y las decisiones estratégicas que han avalado el crecimiento. La idea de gestionar la empresas «con las luces largas», que Pedro Castell heredó de su padre, o que «hay que superar los miedos en momentos difíciles», que Rafel Petrus recibió del suyo, fueron algunas de las aportaciones que más llegaron a la audiencia.

 

No quieren preocuparse por los anuncios de una nueva crisis, porque no está en sus manos evitarla y la piensan afrontar de cara. «Tierra de valientes», otra aportación del creador de Avarques Castell.

 

El presidente de la Cámara, Rubén Adrián, destacó la importancia de apoyar a las empresas locales.

 

Susana Mora cerró el acto valorando los testimonios que describen un «carácter menorquín»    emprendedor y valiente.

 

Fuente: Menorca · Es Diari